Carta al amor de mi vida…

Me gusta pensar que soy socialista pero supongo que esa sensación de pensar que te estás esforzando más que lo demás es humana , quisiera creer que todos tenemos nuestras fortalezas y debilidades y todavía estoy convencido que sería  un mundo mejor  si  se repartiera de manera equitativa la remuneración sin importar qué haces , eso si aprovechado las fortalezas y debilidades de cada persona , pero tengo que confesar que  últimamente no me he sentido tan bien en un proyecto donde siento que el trabajo no se reparte de forma equitativa, una palabra que en este punto estoy consciente que es  realmente subjetiva, pero es una realidad que siento que el trabajo no es justo, no sé si es por qué no me llevo con las personas con las que trabajamos, por qué soy envidioso o simplemente por que no hay un dejo de justicia…  

Todavía no me queda claro ¿Se trata del sentimiento humano de envidia que espera que todos hagamos el mínimo esfuerzo o de una necesidad trascendente de justicia? Pero lo que sí tengo muy claro es que no me gusta y algo que para muchos puede significar nada, para mí es una espina que hace que no disfrute el trabajo y mucho menos la vida (y ahí el meollo del asunto) muchos diran te pagan bien no digas nada y sigue el trabajo, pero yo creo que la vida no es así.

La vida es disfrutar u odiar esos pequeños detalles que le dan sabor: es poder decidir que te gusta y que no, cual es tu filosofía de vida , cuales tus arrepentimientos y cuales tus gustos; es poder decir: no me gusta esto, tengo que hacer esto otro, no disfruto este trabajo quiero cambiar de aires por otra cosa que me guste más y no sólo hacerlo por que la gente dice que es importante tener dinero para tener una vida feliz.

Y sí, para que quede claro dejare ese trabajo, donde siento que hay que ver quien hace más o menos para ser mas o menos util   y me centraré en algo que disfruto, si bien ese algo tiene menos ceros, tengo que confesar que iré a ese ese proyecto solo por que me devolvió un sueño y una  sonrisa al tratar de solucionar o pensar en el mismo.

Siento que esto hace que me vuelva una persona más plena en el trabajo, una persona con sueños, ilusiones, pero a la vez que acepta fracasos y que se rodeó (quién sabe cómo) de personas que han hecho que este sueño se vea muy lejano pero alcanzable.

Pero a todo esto, llevo mucho texto y todavía no he dicho nada de mi futuro amor. 

Entonces ¿Cómo se junta este choro mareador con el amor? Pues simple, todo el conjunto es la vida  y creo que hay que ser congruente en la misma, no podemos ser diferentes en el trabajo o en la vida personal, bueno podemos pero no deberíamos.

Y todo esto comenzó si bien por un tema de trabajo pero también por un tema personal, un tema del cual he hablado bastante en el blog, pero que siempre estará vigente, el amor, la verdad no se si tendre o no una pareja estable algun dia, hay veces que digo que no y hay momentos en que el universo me atraviesa personas que me hacen pensar que sí…

Entonces decidí escribir esto para que quede constancia de cómo es mi cabeza hoy y como quiero que el amor de mi vida sea.

Quiero un amor como escojo el trabajo, alguien que me haga sonreir, que me haga soñar, pero sobre todo que disfrute lo que hace sola  y lo que  hacemos en conjunto, no quiero alguien que piense que una relación es una competencia y que uno de los dos está ganando o perdiendo según sea el caso, no quiero alguien  que piense que le deba algo, alguien que me haga tener esta sensación de injusticia que me pasa en el trabajo.  

Quiero ese amor mágico en el cual cada uno da lo que tiene según sus posibilidades y sus debilidades y estemos agusto por eso, ese alguien que con un sólo mensaje me pueda hacer sonreír, alguien que tenga las suficientes ganas de compartir sus sueños y llenarme de esa emoción que ella tiene en esos sueños e ir más allá y no solo compartir sueños si no  tener sueños compartidos.

Alguien que pueda detenerse a ver esas pequeñas cosas de la vida (buenas y malas) y pueda reírse de las mismas, disfrutarlas y odiarlas; darse cuenta que esto es un camino y siempre es mejor ir acompañado, esta carta es solo  para decirle a ese futuro amor de mi vida que estoy aquí  , y sobre todo  dejar constancia que todavía creo en que la vida en pareja es un sueño tal vez lejano pero alcanzable.

Espero que este amor esté leyendo esto y que entienda que si bien quiero estar a su lado todos los días de nuestra vida, esto no tiene que ser literal, creo que tener una pareja no es estar con ella todo el dia ya que esto  podría llegar a ser muy  aburrido,  tener una pareja es poder seguir este camino llamado vida y compartir cada felicidad o momento sin importar el qué y en algún momento generar  sueños compartidos.

No sé que puedo prometer porque siempre se promete algo, pero una promesa por lo regular lleva una decepción así que, futuro amor de mi vida, sólo puedo decirte y pedirte que lleves a cabo los sueños de tu vida, yo intentaré llevar a cabo los míos y espero que  podamos compartir esos sueños y, por qué no (en el transcurso del convivir) podamos generar nuevos sueños compartidos y así poder disfrutar u odiar la vida en conjunto…

P.D Te quiero ver triunfar en Nochixtlan, en Puebla, en Brasil, en Nueva York, en París , y si bien no puedo prometerte seguirte hasta  el fin del mundo como las películas dicen que hay que hacer, puedo decir que me esforzaré en ser y sobre todo hacerte feliz dentro de lo que pueda mi existencia, :D… Vamonos a Paris! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.