Ciudad Vorágine, indie y post-rock melancólico, psicodélico y existencialista.

Ciudad Vorágine es una banda colombiana de indie y post-rock que busca representar, a través de sus canciones, la parte implícita de la ciudad; ese sentimiento que todos viven, pero que nadie cuenta, esa melancolía por la falta de oportunidades sumada a las situaciones negativas a las que está expuesto un ciudadano común que muchas veces se convierte en resignación o conformidad.

Conformada por Santiago Villegas (El Santi) en la voz, Alejandro Silva (Bob) en la guitarra y los coros, Jhon Vargas (Jhonas) en la guitarra, Camilo Velásquez (Camello) en el bajo y Alejandro Muñoz (Cucho) en la batería, Ciudad Vorágine tiene como intención musical interpretar y transmitir el entorno que los rodea, para que quienes los escuchen se identifiquen y se relacionen con las vivencias que expresan en cada una de sus creaciones musicales.

«Con nuestras canciones queremos llegarle a personas que como nosotros sientan y entiendan esas sensaciones de desazón en el interior por el miedo al futuro que inevitablemente llega, por el pasado que ya se fue y por el presente del cual nos quejamos. Pretendemos servir de catarsis para muchos, generar espacios de diversión, producir sensaciones en quienes nos conozcan y, obviamente, conmover el alma y el cuerpo», comenta el grupo cuyas influencias musicales son Radiohead, Pearl Jam, Red Hot Chili Peppers, Human Tetris y Queens of the Stone Age.

‘Sesiones de Bodega’ es su EP debut, un trabajo cuyo eje central es la psicodelia que atraviesa transversalmente temáticas de despecho, existencialismo, fiesta, desorden y empoderamiento.

‘Melancolía en E’ (mí) es el sencillo en video que acompaña el lanzamiento del EP. La canción se inspira en el desamor, enfocada en la sensación de ausencia y resignación durante el despecho, la lucha con los recuerdos y las ganas de dejar todo quieto e irse lo más lejos posible.

«El mensaje de la canción termina siendo de esperanza. Al acabar en E (Mi), un acorde mayor, significa que todo el dolor y la incertidumbre se terminarán resolviendo con el tiempo. Como en la canción, luego del solo de guitarra desesperado, termina en paz. En el video queríamos transmitir lo mismo, la incertidumbre del protagonista, que se sintiera la desazón y las ganas de acabar con todo. El video no habla necesariamente del despecho, pues no solo el amor nos pone mal», enfatiza.

Ciudad Vorágine y sus ‘Sesiones de bodega’ son perfectos para escuchar en cada momento del día: Si hay tristeza es recomendable escuchar ‘Melancolía en E’, si no se puede dormir o va caminando por la ciudad con la cabeza en otro lado la ideal es ‘La Náusea’ y ‘Parálisis: Cayendo’, si va de fiesta, quiere algo rudo o simplemente está de ánimo hay que darle la oportunidad a ‘Tormenta en Júpiter’ y ‘La Esencia del Ser’, y para el despecho ‘Displicencia’ promete revivir ese rencor.

Deja un comentario

Urielmania

“El Mundo de Uriel… Pero la voz de todos”