En estos últimos días, hemos sido testigos de marchas que se han reactivado sobre el movimiento llamado Feminista, el cual  en pensamiento e idea, es difícil encontrar que alguien que no sintiera afinidad y empatía. pero al ver la practica la cosa cambia.

Aquí, es la forma es lo que analizaremos, sobre el significado o la razón de el actuar que muchas de estas marchas mantienen, caracterizado por un grupo de mujeres encapuchadas que destruyen y pintan en especial símbolos y monumentos nacionales.

Antes que criticar, la idea es tratar de analizar que significa su actuar. ¿Que mensaje tratan de dar?

Considero que la idea básica es que ante la ola de inseguridad que afecta a todo el país ( cuyas causas deberían tener un análisis separado) las mujeres se sienten vulneradas, sienten que la el complejo social, (erróneamente a mi parecer, limitándolo al gobierno) no les respalda, (y que quizás, hasta encubren o protegen a los abusadores o violentadores) por el simple hecho de ser mujeres, y de esta manera deciden “romper” con el «contrato social», niegan la estructura social que no las representa y en el cual, a su decir, es quien permite perpetuar el sistema machista.

Hasta aquí yo puedo entender la acción, y esta, llevaría a una sola solución: una revolución.

 Si uno desconoce su pasado y ve  el sistema perdido, no tendrá otra opción que rebelarse,  buscando  desconocer todas las instituciones que a su visión, le sojuzga como mujer.  Pero ¿Qué sucede? Que no se puede o no es factible destruir sin saber que se va a construir en su lugar, el humano es un ser social, y si pensamos que un modelo y una serie de instituciones no nos sirven, es  vano pensar en destruirlas si no tenemos claro por cuales reponerlas,  por eso una revolución debe estar dirigida, planteada, con una organización clara, un manifiesto establecido,  un planteamiento de no solo a donde queremos, sino como vamos a llegar; Máxime, si mi mensaje es de ruptura total, y esto no existe en este movimiento, al menos no visiblemente.

Pero la cosa no para ahí, si uno manda el mensaje de que no se cree, en lo que representa esta sociedad (monumentos y demás) es ridículo que la petición sea que sean estas instancias o instituciones las que  deban garantizar las demandas de los colectivos,  es decir, no puedo acusar a un doctor de incompetente e inútil y al mismo tiempo exigirle que  realice una operación satisfactoria.

Y es así, como la razón de las pintas y violencia carecen de fundamento, porque al final, los grupos no están dispuestos a romper con el status quo social que precede y al estar insertos aun en el esquema original, lo que hacen en realidad es un delito, pues después de la marcha se reinsertan en su vida cotidiana en esa sociedad a la que hace unos momentos habían refutado, dejando su actitud “libertaria” para la marcha siguiente, y lo que es peor, reinsertándose a esas estructuras, que hace poco dijeron ser parte del problema, ósea se volverían cómplices plenamente consientes.

¿Cómo imaginar a un Hidalgo diciendo que exige la independencia pero que le pide garantías por su vida a España?… como imaginar a un Morelos que un día es generalísimo y al otro volviera a dar  misas como si nada?

He escuchado que algunos dicen:  “ acaso  te importa mas unas piedras que la vida de una mujer? … yo diría que si con romper las piedras se salvaran mujeres, que las rompan todas; Pero como sabemos, la roca no ataco a nadie, ni es con los monumentos, los que deben de ser modificados, sino con toda una sociedad que debe asumir sus responsabilidades, y no solo pedir las libertades que en muchos casos le llevaron a las actuales problemáticas.

Ojala el movimiento Feminista crezca, y se consolide como una organización, donde las mujeres puedan agregarse, una asociación, o ¿incluso porque no? Un partido, para que dentro de la estructura legal, con esfuerzo de todos se logren mas conquistas que nos lleven a una equidad real de genero y no simulaciones que convienen, según su momento, a unos y otros.

Que no solo sea, como suele suceder, un medio perfecto para remover las aguas; Pues a ríos revueltos, ganancia de pescadores. Y ni queman todo, y ni deja de haber violencia, que por desgracia se traduce en que siguen habiendo mujeres violentadas al igual que hombres.

Quien quiere a  México quera el bien de todos los Mexicanos. Quien se sienta tan avanzado para ser un «Anarquista», le cuento, nuestra sociedad aun le falta mucho camino, y le aconsejo mejor buscar una sociedad tan avanzada como el, en vista de que esta sociedad ya nada le puede ofrecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *