La alegría de vivir

Amanecer cada día es un motivo de alegría, dar gracias a Díos a quienes creemos en él por todas las bendiciones que nos da. Es increíble como tener esa energía positiva cada mañana nos trae cosas buenas durante todo el día.

Una vez me preguntó una gran amiga: ¿Cómo le haces para estar siempre contenta aunque tengas problemas? Yo le respondí: Mi alegría es una forma de agradecer todo cuanto tengo, aun los problemas son para mi una enseñanza y no te voy a mentir que a veces me derrumbo pero me levanto con más fuerza y entusiasmo cada día porque hay tantas cosas que agradecer: Puedo ver, caminar, hablar, oír, sentir, trabajar, amar, etc. Esa amiga me dio un abrazo y me dijo: Tienes razón amiga, hay mucho que valorar.

Siempre me ha gustado ponerle buena cara a los tiempos malos, trato de alejarme de las personas perversas porque no me gusta como actúan ni como se la pasan pensando en perjudicar a otros, esa es la energía más fea que siempre trato de evitar. Por el contrario, hacer el bien es fabuloso para mi, ayudar a otros me trae mucha alegría, buscar la forma de que otras personas también sean felices.

La felicidad y la amargura se contagian, así que debemos estar cerca de esos amigos que nos contagien de cosas buenas y aprender de ellos.

Vivir con entusiasmo y alegría atrae energía positiva y se genera un buen ambiente a donde vayamos.

Cada día es una gran oportunidad de hacer lo que nos gusta, de estar con las personas que queremos estar, cada día es una gran oportunidad de amar a los demás, de regalar sonrisas, de estrechar la mano, de dar abrazos y sobre todo: de hacer cosas buenas por quienes necesiten nuestro apoyo y solidaridad.

La alegría de vivir se demuestra de diferentes maneras y de acuerdo a la forma de ser de cada quien, me gusta ver a las personas que cantan todo el día, otras escuchan música, otras platican y sonríen todo el tiempo. En cambio existen otras personas que sólo de verlas te dan ganas de huir de ellas, siempre molestas, enojadas por todo y con todos, siempre quejándose y hablando mal de otros, no contestan los buenos días, no saludan a nadie y hacen el ambiente muy pesado.

Aún a estas personas yo las bendigo Siempre, pido por ellas, al igual que por todas las personas que me han hecho daño o han buscado perjudicarme. ¿Por qué voy a desearles algo malo? ¿Para qué? No somos eternos y la vida es muy corta para buscar venganzas o guardar odios y rencores.

Venimos al mundo para ser felices y no para gastar nuestro tiempo en personas así.

Cada día es una gran oportunidad de dibujar mejores horizontes, pintar de colores nuestros sueños y seguir sembrando semillas buenas que darán una mejor cosecha a nuestros hijos y generaciones futuras, siempre hay motivos para estar alegres: Esa sonrisa de un bebé que vemos al tomar la combi, ese perrito hermoso que pasa todas las mañanas con su dueña, tu entrenamiento diario en el gimnasio que te deja exhausta pero que te libera endorfinas y te da una gran sensación de bienestar, cantar en tu ducha diaria, sin temor a que te critiquen pero al mismo tiempo con la emoción y el sentimiento de cada palabra cantada como si fueras el mejor cantante.

En fin, todos tenemos tantas razones para ser felices, la vida es maravillosa, aun con problemas tenemos que encontrar ese sentido a nuestro Vivir, dando gracias por todo cuanto recibimos, por nuestra familia, por nuestros amigos, porque cuando nos vayamos de este mundo no nos llevaremos nada y sólo quedará el recuerdo de las personas que fuimos.

La vida es incierta y no sabemos si mañana estaremos vivos por eso cada día debemos vivirlo como si fuera el último día de nuestras vidas, con alegría y entusiasmo, siempre buscando hacer el bien y no el mal.

¿No creen?

lo vi en facebook y me gusto.

Deja un comentario