El ya extinto don Fernando Marcos, decía que el fútbol era de esas cosas sin importancia, pero que, de todas las cosas sin importancia, sin duda la más importante era el Fútbol. Y es que debemos aceptar que si existe algo que genera y mueve pasiones y masas, al grado de que siendo un solo deporte, la competición máxima de este compite abiertamente con las olimpiadas, y su federación tiene más agremiados en el mundo que las naciones unidas, es este deporte que nació en Inglaterra.

Algunos dicen que  el origen es macabro y que cuando eran ejecutados con guillotina, la cabeza del sentenciado era entregada al populacho y este se divertía  pateándola;  Como fuese el origen,  después se uso una pelota de cuero y poco a poco se fue perfeccionando el juego, a nuestro país llego  a principios del siglo pasado cuando  a las minas de hidalgo llegaron ingenieros desde el Reino Unido, quienes practicaban el deporte hasta que  también los trabajadores lo adoptaron y asi, poco a poco todo el país se generalizaron y formaron ligas.

Pero este post no se trata tanto de la historia del fútbol, pues de este modo nunca acabaríamos, más bien se trata de  tratar de descubrir que lo hizo tan popular, que tiene de especial el juego que hace que tantos sigan a 22 personas pateando un balón por 90 minutos?; la respuesta no es fácil, y solo podría elucubrar en que el juego mismo es un reflejo del ánimo y de la vida misma, creo que la gente encuentra un espacio en el cual puede identificarse  con un grupo de personas y asumir suya su esfuerzo, su pensamiento y su ideología sumándose a una meta común, que es ganar, ganar siendo parte de algo que escapa a si mismo, ganar siendo fiel a una idea y una visión.

Esto en general es lo que encuentran, o al menos encontraban los aficionados en los inicios de la ligas y creo hasta inicios del presente siglo, había equipos que tenían políticas o representaban algo en específico que los hacia seguir, los Pumas a la clase intelectual, el América a los ricos o bien a los que aspiraban a serlo, las Chivas era el equipo del pueblo que además no admitía jugadores extranjeros, el cruz azul a los vinculados a la construcción, el Necaxa a los ingenieros,  

Creo esta fórmula es lo que hacía  que funcionaba e hizo sobrevivir al deporte , porque efectivamente,  antes se tenían que esforzar por convencer a la gente a asistir a los estadios pues era la taquilla el principal  ingreso, un equipo de futbol es caro, y si bien siempre ha tenido que tener un componente de negocio, la verdad es que solo a los últimos tiempos es que  el negocio ha imperado en el juego, las nuevas y variadas formas de hacerlo no solo  rentable sino abiertamente lucrativo le han cambiado el rostro.

Es evidente que en los últimos 20 años se ha notado una abierta perdida en la emoción y en la  importancia que le futbol tiene, que a sido compensado con la penetración y comercialización a nuevos mercados es una realidad pero creo la magia del fútbol es algo que lentamente va perdiéndose, pues todo ha sido sacrificado a solo un espectáculo, a a reinvención constante de formula que de mas ganancias; Reglas, Formas de torneos, compras de jugadores, mercadeo de todo se conjuntan para que la mística, el espíritu y todo lo que envolvía al fútbol se pierda.

Ya no importa si un día jugabas con un equipo y al otro por una oferta mejor juegas con el que representaba la antítesis, o si se requiere poner 4 tiempos para poder poner más patrocinadores es una opción que se sigue analizando seriamente, todo se valdrá por hacer mas atractivo el negocio del  fútbol, que si bien es cierto, siempre fue de privados y de unos cuantos, la sensación de pertenencia se lograba con el precario equilibrio de necesitar una afición y no solo como las nuevas tecnologías permiten el rápidamente crearla.

El fútbol a mi gusto escarba su tumba  empujada por el ánimo y necesidad de vender más y más, sin siquiera darse cuenta que sus soluciones solo lo llevan a una espiral que no podrán saciar y que ni les hace entrar en vicios y corrupción al tiempo que esas mismas tecnologías que se basa crean al mismo tiempo un mil nuevas formas de distracción donde el fútbol se convierte en uno más de los accesorios a lo mucho. Ante nuevas generaciones que esos preceptos que impulsaron al futbol, hoy no les dice absolutamente nada.

Ya no veo a los niños jugar en las calles, pocos niños me dicen irle a un equipo, ya no son los héroes con un numero en la espalda los que les inspiran.

Cual sera el futuro del futbol?. No lo se, y lamento decir que alguien quien lloro por campeonatos ganados y perdidos de niño… hoy sinceramente la respuesta poco me importa ya.

Siempre Imagina!

El ultimo torneo que disfrute con ese animo de «Niño»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *