General

Reciclando Palabras en un Adiós…

No hay nada más triste que un adiós, porque un hasta nunca es hasta nunca, pero un adiós es ¿hasta que?… Uno nunca lo sabe y si bien en este punto se vale tener miedo, lo que no se vale es que este te paralice, mejor aún este momento puede ser ese elegante instante en que te retiras sin hacer ruido, sin romper, sin dejar heridas. Con la misma belleza con la que llegaste.

El ser humano tiene la creencia errónea de que necesita algo para ser feliz, nos decimos a nosotros mismos;

Necesito alguien, que venga a luchar a mi lado sin ser llamado. Alguien lo suficientemente amigo, cómo para decirme las verdades que no quiero oír, aun sabiendo que puedo irritarme.

Pero lo cierto es que todos decimos las palabras, pero nunca pasa nada… Nadie regresa, nadie baja de la cruz… ¿Por que?, la verdad es que no lo se, tal vez no tengamos la suficiente fe, o tal vez esto nunca pasa y ya, en todo caso es estúpido creer que el regalo está dentro del paquete, siempre de los siempres está en las manos de quien lo entrega…

Así pues por eso me gusta coleccionar recuerdos no cosas, esos nunca se olvidan , esos nunca se van y si bien hay momentos en que no te acuerdas si esos momentos duraron ocho segundos, ocho minutos o varias vidas , al final del día lo importante no es su duración, sino el sentimiento y esa sonrisa que vale por toda la indiferencia que llegara.

About the author

Avatar

uriel

Alguien que vive en algun lugar de Oaxaca y que le gusta pensar mucho y hacer poco… Amante de la Tecnologia y de la Filosofia del software libre

1 comentario

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • “Este adiós, no maquilla un hasta luego…
    Este nunca, no esconde un ojalá” #JoaquinSabina

    Tu juego de palabras recicladas para un adiós, me recordó esa canción del flaco.
    Pero lo que más me ha llamado la atención es lo cierto de la Felicidad, cuando dices que hacemos mal delegando esa responsabilidad tan nuestra en las manos de alguien más, puesto que no debe ser así, así nunca jamás se tiene una felicidad verdadera, ¿sencillo echar la culpa al otro cuando se es infeliz, no?. Siempre he pensado que la Felicidad más allá de una actitud, es una decisión, pues uno tiene el poder de gobernar su propia vida y más aún, sus propias emociones, el día que logramos ese acorde, somos libres, para amar, para ser felices, para hacer lo que se nos pegue la regala gana, inclusive para decir Adiós.

    #LaPaulina????

clickxti
Publisuite
Hootsuit
Elegant Themes